Carta a mi amigo abogado. Emprendedor y embajador ahora más que nunca de su marca personal

Paula Fernández-Ochoa 04 diciembre de 2012

(Artículo publicado originalmente en www.soymimarca.com y www.lawyerpress.com)

Querido amigo:

He pensado que escribirte estas líneas podría ayudarte a poner las ideas en orden para decidirte a apostar por el desarrollo de tu marca personal y emprender creando el despacho que siempre quisiste tener.

Antes de entrar en los principales puntos que hemos abordado valorando si dar este paso, tengo que insistir que creo en ti y que, sin lugar a dudas, tú también tienes que hacerlo. Llevas muchísimos años de experiencia y formación en la abogacía de los negocios, has ejercido la profesión en importantes despachos y eres socio de un gran bufete en el que día a día has demostrado tu valía.

Bien sabes que las circunstancias del entorno han cambiado y ya no trabajas en el escenario en el que tanto te identificabas. Vayamos por partes:

  1. Por un lado el mercado es más competitivo y cambiante que nunca y la crisis nos afecta a todos. Atrás quedaron los tiempos en que el prestigio de la abogacía defendía y justificaba cualquier trabajo o minuta, la excelencia de la profesión y el estatus y privilegio que suponía pertenecer a un gran despacho.

  2. Por otro el cliente, que ya no valora como hacía años la capacidad técnica del abogado. Ahora la presupone, da por hecho que tienes que ser el mejor abogado y aparte de eso tienes que dar más valor añadido con tu servicio e intangibles cada vez más determinantes como la confianza y proximidad, implicarte en su negocio.

  3. Por otro tu despacho. Como muchos otros está sufriendo con la crisis y se están adoptando medidas de ajustes y restructuración con matices grises que distan del proyecto del que un día te sentiste parte.

  4. Y por último y principal estás tú. Tu ilusión y capacidad para emprender este nuevo proyecto en el que poder desarrollar por completo tu marca personal y convertirte en un referente en el mercado, en la primera opción, en la mejor versión de ti mismo .

No tengas miedo y lucha por tu objetivo. Atrévete. Riesgos? siempre los hay. Pero el mayor riesgo es no arriesgar. Estás en un momento óptimo de tu vida para dar este paso, tienes estabilidad personal y un bagaje profesional que te permite pisar fuerte en tu nueva andadura. Ten confianza en ti y no sientas el vértigo de quien se asoma a un insondable y oscuro abismo…hay luz ahí y, lo más importante, tú sabes y puedes generar esa luz. Puedes ganar más proximidad y flexibilidad con tu cliente, gestionar tu tiempo, entablar las colaboraciones profesionales que consideres idóneas y enfrentarte a nuevos retos con una filosofía de trabajo en la que crees y con la que identificarte 100%. Hoy día, si no sientes pasión por tu trabajo, si tu realización profesional no tiene los colores de la personal…el cliente y el mercado lo percibe y te posiciona en un segundo plano. No puedes permitírtelo.

Hemos analizado el sector y la competencia, hemos hecho un business plan con un escenario muy conservador en el que, si se diera el peor de los casos, la situación seguiría siendo óptima. Y hemos incidido en la oportunidad que supone para tu desarrolla tu marca personal. Como te expliqué, ésta no se crea sino que se gestiona. Y partimos de la tuya con mucha fuerza y recorrido. Trabajaremos juntos las tres fases de (i) autoconocimiento, (ii) estrategia y (iii) gestión para conseguir visibilidad, buena reputación y posicionarte con tu mejor marca personal posible:

Ya sabes que la marca personal es la huella que dejas en el corazón y en la mente de las personas. Y tienes que gestionarla para diferenciarte, utilizar los canales adecuados que te permitan desarrollar tu estrategia para conseguir tus objetivos. Dentro de los canales, por la era digital en la que nos encontramos, las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales son una herramienta que tendrás que aprovechar. Sin necesidad de grandes recursos podrás posicionarte comunicando tu expertise y especialización. No tendrás límites temporales ni geográficos. Serán un gran aliado para tener más visibilidad, reforzar tu reputación y generar confianza, interactuar y crear un vínculo emocional con el cliente para conseguir más engagement, crear marca y ser influyente. Y dedica tiempo a hacer networking, sin caer en el clásico error de la endogamia de nuestro sector: no tenemos que ir siempre a los eventos en los que sólo hay abogados. Ve ahí donde estén tus clientes potenciales y reales, donde tengas más oportunidades de generar negocio.

Y conjuga tu marca personal con la marca corporativa de tu nuevo despacho, pues el principal activo de las firmas es su capital humano y éstas no tienen exclusivamente su fortaleza no en ellas mismas sino en la suma de cada uno de los profesionales que las integran. Ambas tendrán que estar alineadas bajo un halo de transparencia, autenticidad, coherencia y seguir la misma estrategia en aras al cumplimiento de unos objetivos. Potenciarás así vuestra marca generando el valor más relevante de ésta: la confianza.

Y recuerda: es una inversión en un proyecto para toda la vida y quién mejor que tú para, con tu marca personal, ser embajador de tu propia firma.



¿Podemos hablar de innovación en la abogacía de los negocios? II

(Entrada originalmente publicada en www.editorialrasche.es) Virtual Law Partners es otro…

Leer post anterior
image

¿SEGMENTAR LOS CLIENTES QUIERE DECIR TRATAR MEJOR A UNOS QUE A OTROS?

(Entrada originalmente publicada en www.legaltoday.es) - Para Xavier Miravalls, socio de…

Leer post siguiente
image