Las empresas de outsourcing españolas preparadas para hacer equipo con despachos de abogados.

Eva Bruch 06 junio de 2014

TeamUP_ccommonsProbablemente España no sea un país pionero e innovador en modelos de negocio, y mucho menos en un sector tan tradicional y conservador como el legal, pero en realidad, creo que podemos aportar más de lo que pensamos.

Una parte de mi experiencia profesional como abogado, y posteriormente como responsable de desarrollo de negocio, tuvo lugar en una empresa BPO (Bank Process Outsourcing) que externalizaba el servicio de tramitación de hipotecas para entidades bancarias.

La empresa intervenía en el momento en que el banco autorizaba una operación hasta que la escritura era debidamente registrada en el Registro de la Propiedad. Esto podía incluir cualquier tipo de asesoramiento legal vinculado a la operación o la propiedad: arrendamientos, censos, derechos de superficie, cargas registrales de toda índole, permutas, tercerías, renovación de cargos, etc… así como la propia gestión de la operación: preparación de la escritura, comprobación de la documentación de soporte necesaria, coordinación de la firma e incluso firma delegada.

Yo venía de trabajar en un despacho tradicional, y me sorprendió la forma de trabajar de la empresa:

  • Tecnología: Todo el trabajo se realizaba en esa misma plataforma que permitía seguir el estado de cada documento, costes asociados, gestiones realizadas, facturación y previsión de finalización de la gestión.
  • Mejora continua: Toda la casuística que se generaba, era clasificada e incorporada a una plataforma de gestión que permitía resolver la mayoría de las dudas en cuestión de minutos.
  • Análisis: Semanalmente se analizaba el volumen de operaciones gestionadas, tiempos asociados a cada una, desviaciones y sus motivos.
  • Gestión empresarial: La empresa confeccionaba presupuestos anuales, los seguía y analizaba mensualmente; tenía equipos de venta, no existían las categorías como juniors, seniors o asociados, había administrativos, logísticos, técnicos, niveles, supervisores y responsables. Carreras profesionales vinculadas también al desempeño pero no ligadas a la lucha por entrar en el capital de la empresa.

Este sistema de trabajo no era muy habitual en el sector jurídico, pero la realidad es que el sector bancario español, junto con el de UK, tuvo un desarrollo muy fuerte en los años previos al estallido de la burbuja inmobiliaria en comparación con otros países. Puede verse en el gráfico siguiente:

Banking assets

Este fuerte desarrollo muy probablemente estimuló la creación de estos servicios de gestión, buscando la máxima eficiencia de un sistema que alimentaba tanto las cifras del sector como las del propio país.

Con el estallido de la burbuja inmobiliaria algunas de estas empresas cayeron. Otras en cambio consiguieron reinventarse creando nuevos servicios como por ejemplo:

  • Intermediación y gestión de activos inmobiliarios
  • Revisión de documentos y contratos

Y si bien las entidades bancarias siguen siendo una parte importante de su cartera de clientes (por el gigantesco parque inmobiliario adquirido a causa de la crisis y la caída del sector de la construcción) también diversificaron sus clientes. Ahora trabajan para empresas privadas, family offices y fondos de inversión, aplicando la misma metodología de trabajo y gestión, pasando del Bank Process Outsourcing (BPO) al Business Process Outsourcing (BPO).

Ya sea porque nunca se consideraron firmas legales, o porque se veían a sí mismas más como gestorías de bancos, la realidad es que casi nadie las tiene en cuenta hoy en el sector jurídico. Pero estas empresas acumulan gran cantidad de conocimientos legales, casuística jurídica y una excelente experiencia en gestión de procesos, convirtiéndolas, o bien en claras competidoras de algunos despachos de abogados, o también (si se tiene una visión más estratégico y de futuro) como sus aliados, para mejorar sus costes, ganar en eficiencia y dar un mejor servicio al cliente.

Pero eso supondría que los despachos de abogados repensaran cuáles son sus productos, y donde está el verdadero valor que aportan al cliente.

Para Vicenç Hernández, Director General adjunto y Director de Expansión de Tecnotramit: No somos una gestoría hipotecaria al uso. Con el paso de los años nos hemos convertido en una empresa de servicios donde la gestoría, el BPO y el Asset Management forman nuestros 3 pilares fundamentales. La parte legal no es un fin en sí mismo, sino un medio para dar servicio a nuestros clientes. Por eso colaboramos con despachos de abogados que asesoran a sus clientes en materia inmobiliaria pero carecen de experiencia y conocimientos para gestionarles el patrimonio inmobiliario. Por lo que la colaboración beneficia a todas las partes.

Empresas como Tecnotramit, Diagonalgest o Gesdocument o están hoy más que preparadas para asumir proyectos de outsourcing para empresas de gran tamaño, medianas, fondos de inversión y despachos de abogados, proporcionándoles un nivel de transparencia, eficacia, rapidez y ajuste de precios casi sin igual en el sector jurídico.



Vídeos II Running +MoreThanRun Solidario 16 de junio, Barcelona

Y para terminar con la II Edición +MoreThanRun del pasado 28 de mayo en la playa de …

Leer post anterior
image

Spanish outsourcing companies ready to team up with law firms

Spain is probably not a pioneering, innovative country when it comes to business models,…

Leer post siguiente
image