EL ABOGADO VIRTUAL

Eva Bruch 26 agosto de 2013

VirtualLaw_CloudEstamos ya en la parte final del verano y muchos hemos tenido el tiempo suficiente para relajarnos, descansar, pensar e incluso tomar decisiones... Si una de ellas es impulsar la actividad online de tu práctica profesional para adoptar la tan de moda abogacía virtual es mejor conocer lo que esto implica:

  1. Podemos sencillamente limitarnos a poner a disposición de nuestros clientes un formulario de contacto con la posibilidad de explicar brevemente su caso y la promesa que será atendido en breve por un profesional (por teléfono o mail).
  2. Si vamos un poco más allá, ofreceremos también un acceso seguro online mediante extranet para que los clientes puedan acceder a sus expedientes, subir, visualizar y descargar documentos y facturas.
  3. Es posible que este entorno seguro proporcione algún medio de comunicación (estilo chat o videoconferencia) para que esos clientes tengan el 100% de sus comunicaciones con el abogado recogidas en un único espacio y clasificadas por temas.
  4. Algunas plataformas ofrecen tecnología para automatizar documentos (Directlaw y Clio mediante Epoq) que permite a los clientes crear documentos personalizados, revisables o no por un abogado, según decida.
  5. Incluso podemos ofrecer la opción de pagar online a través de la plataforma de gestión.

Con algunas prestaciones más o menos, así es como trabaja un abogado virtual.

El problema es que muy probablemente, una gran parte de nuestros clientes se sienta cómodo con los servicios presenciales que le hemos venido ofreciendo y este cambio puede parecerle todo lo contrario a una mejora o innovación en el servicio.

Esto no significa que nuestro proyecto de abogacía virtual vaya a fracasar, simplemente estamos ofreciendo nuestro producto al público equivocado.

Las personas acostumbradas a trabajar, comprar, estudiar y relacionarse online son aquellas a las que puede interesar nuestro modelo de negocio, y después de hacer los correspondientes estudios de mercado y segmentaciones, deberemos ir a buscarlos en su medio natural: internet.

Para ello, utilizaremos todos los recursos a nuestro alcance para hacernos visibles en Internet y ser encontrados cuando estos potenciales clientes busquen soluciones jurídicas:

  1. Generaremos contenido de calidad para publicar en blogs y medios online.
  2. Buscaremos los directorios de abogados online que mejores herramientas nos proporcionen y cuyos segmentos de población coincidan con nuestro target.
  3. Nos daremos de alta en dos / tres directorios y mantendremos una actividad regular y de calidad en la plataforma.
  4. Realizaremos un buen trabajo de SEO (search engine optimization) propio o subcontratado con un profesional.
  5. Consideraremos la posibilidad de contratar una campaña de adwords
  6. Optimizaremos nuestra web para que sea atractiva para este tipo de clientes o bien haremos una distinta para canalizar esta actividad.
  7. Nos aseguraremos que la web, y la plataforma de prestación de servicios online, estén adaptados a los principales dispositivos móviles (smartphone, tablet, etc...)

El abogado virtual trabaja en Internet, busca a sus clientes en la red, y como toda empresa, sabe que hay clientes que buscan y aprecian su producto, y otros que no. Identificar y saber llegar a los primeros es clave para su éxito.



REINVENT LAW LONDON 2013

El pasado 13 de Junio se celebró la conferencia Reinvent Law London 2013. Reinvent Law es …

Leer post anterior
image

YESWECANISTAS

Recién separado de la empresa que le recibía todos los días a las 9 en punto de la ma…

Leer post siguiente
image