El coaching transforma al abogado “marca blanca” en abogado de marca

Paula Fernández-Ochoa 21 diciembre de 2012

(Entrada originalmente publicada en www.legaltoday.com)

    • La mejora de las habilidades y del autoconocimiento del abogado 300-209 pueden reducir hasta un 50% su reubicación laboral según Iterlegis.
  • El coaching para abogados puede incrementar hasta en un 30% las posibilidades de c**ontratación.**

  • Par**a Paula Fernández-Ochoa, consultora de Marketing Jurídico en Morethanlaw, "Las firmas tienen que potenciar el desarrollo de las marcas personales de sus abogados y profesionales, sin encerrarse erróneamente en su miedo a perderles pensando que si no brillan "retienen" el talento"**

La experiencia de Iterlegis, firma especializada en la búsqueda de abogados y asesores fiscales, muestra que, tras haber formado parte de un buen programa de coaching ejecutivo, un abogado senior está
074-344 preparado significativamente mejor para hacer frente a una búsqueda de empleo cuando, tras una operación de fusión, adquisición o restructuración, el despacho de abogados o la empresa para los que ejercía se ven obligados a prescindir de sus servicios.

Legal Today

Paula Fernández-Ochoa, consultora de Márketing Jurídico en Morethanlaw nos dice que "el coaching o la gestión de la marca personal es, en cualquier sector, saber reconocer, destacar y comunicar el conjunto de atributos fundamentales del profesional por los que se le reconoce y se le diferencia del resto, convirtiéndose en la mejor versión de uno mismo y posicionándose en la primera opción en la mente de su mercado".

¿Se aplica al abogado? "Sin duda, -confirma- hoy más que nunca es un concepto aplicable necesariamente al abogado, que en un entorno tan competitivo como el actual y en el que se están convirtiendo muchos de sus servicios jurídicos en commodities, para poder tener éxito profesional es imprescindible diferenciarse y ofrecer un valor añadido al cliente, ofreciendo autenticidad, confianza y credibilidad".

Iterlegis confirma que "el objetivo del coaching en estos casos consiste en lograr, en el menor tiempo posible, la nueva contratación del profesional y su integración en una nueva organización que encaje bien con su experiencia y competencias, a la par que se potencia el perfil del candidato para que tanto su reputación en el mercado como su autoestima, lejos de mermar tras este tipo de situación en muchas ocasiones traumática, se incrementen notablemente". Paula Fernández-Ochoa añade que "se trata de una ‘carrera de fondo' y no de velocidad, que el personal branding es un proyecto para toda la vida en el que contribuimos con cada una de nuestras acciones, sin poder reinventarnos cada día y, por tanto, es esencial dedicar tiempo, perseverancia y mucha energía positiva".

¿Quiere saber algo más de la "marca personal"?

La nueva disposición mental del profesional que recibe un programa de coaching ejecutivo (coachee) tras el proceso le sitúa en ventaja competitiva a la hora de realizar entrevistas en un proceso de selección, pues habrá delimitado sus objetivos, será más consciente de sus capacidades y sabrá expresarlas mejor. Un programa de coaching efectivo puede incrementar hasta un 30% las posibilidades de nueva contratación.

Como explica Silvia Pérez-Navarro, socia directora de Iterlegis, "la clave del éxito está en formar parte de un programa personalizado de entrenamiento ejecutivo que, mediante herramientas específicas, le ayude a superar diversos retos predefinidos relacionados con sus capacidades profesionales y que varían en función del puesto a desempeñar, pero también de sus propias metas, aptitudes, preferencias y necesidades personales. El programa adecuado en caso de outplacement puede ayudar a reducir los tiempos necesarios de reubicación hasta en un 50%".

Para este colectivo, así como para los profesionales de la abogacía que, sin estar en un proceso de búsqueda activa de empleo, quieren evolucionar en su trayectoria o enfrentarse a nuevos retos profesionales, el coaching ejecutivo es una valiosa herramienta para desarrollar habilidades y competencias no jurídicas. "Son muchos los casos en los que en Morethanlaw estamos trabajando en beneficio del profesional y de la marca corporativa a la que pertenece, y estamos recogiendo frutos trazando caminos muy sólidos y coherentes -nos dice Paula Fernández-Ochoa-, con una estrategia firme de hitos calendarizados. No obstante, no olvidemos que se trata de una ‘carrera de fondo' y no de velocidad, que el personal branding es un proyecto para toda la vida en el que contribuimos con cada una de nuestras acciones, sin poder reinventarnos cada día y, por tanto, es esencial dedicar tiempo, perseverancia y mucha energía positiva".

¿Es un tema personal o de despacho? "Esto se contrata tanto por el propio profesional que quiere aprender a gestionar su marca -alineada a la estrategia de la firma-, como por el propio despacho, con jornadas o proyectos a medida que adaptamos a las necesidades del cliente".

¿Por qué antes no era necesario el coaching para abogados y ahora sí?

Le hacemos esta pregunta a Paula Fernández-Ochoa. Nos responde que "La profesión de la abogacía se encuentra en un escenario crítico, no sólo por el actual entorno económico-social en crisis sino por los valores y la mala percepción de la propia institución. Tenemos que recuperar su prestigio, la imagen y la escala de valores de la profesión, ¡defendemos principios! Y tenemos que adaptarnos y evolucionar con la sociedad, anticiparnos a sus necesidades, humanizarnos y ser proactivos innovando,transmitiendo valores y confianza para dignificar la profesión. Y el cliente hoy presupone la calidad técnica y espera que su abogado se implique con él, con su tema, con su negocio, que sea proactivo y vital, que le transmita esa autenticidad y credibilidad necesarias (profesional y personal) para confiar su tema en él".

¿Riesgo a destacar y no gustar? Paula nos dice que "siempre lo hay, pero incluso nos atrevemos a afirmar que toda marca potente despierta cierto recelo o rechazo en determinados targets, es parte de su éxito! (Trata de ser todo para todos y no serás nada para nadie)".

Puntos del coaching para abogados

En este contexto, un programa de coaching para el ámbito jurídico permite, entre otras cosas:

  • Orientar al abogado y ayudarle a redirigir su carrera.
  • Prepararle para asumir las responsabilidades de sus próximos cargos.
  • Guiarle en la mejora de sus competencias y capacidades de dirección para seguir progresando profesionalmente.
  • Mostrarle cómo gestionar su estrés, el de su equipo de abogados y el de su personal de apoyo.
  • Educarle para gestionar el tiempo, liderar un verdadero trabajo en equipo y aprender a delegar adecuadamente.
  • Mejorar sus dotes de comunicación.
  • Aprender a reconocer de forma consciente sus emociones y, una vez reconocidas, proporcionarle herramientas para gestionarlas y obtener resultados positivos.

El coaching jurídico ha de enmarcarse dentro del ámbito del desarrollo profesional y personal del abogado, para que sea realmente efectivo. "Debe basarse en el compromiso mutuo entre el coachee y su entrenador, y ser un plan de mejora diseñado de forma personalizada y a medida, en función de las necesidades específicas de cada abogado o equipo de abogados, capaz de impulsarles hacia la consecución de su máximo desarrollo individual o colectivo", comenta Silvia Pérez-Navarro, socia directora de Iterlegis.

Equipo de abogados con abogados motivados...¿lucha de carácteres?

Pula Fernández-Ochoa nos comenta que "Las firmas tienen que potenciar el desarrollo de las marcas personales de sus abogados y profesionales, sin encerrarse erróneamente en su miedo a perderles pensando que si no brillan "retienen" el talento...y el resultado es totalmente el contrario ("Contra el drama de formar a tus empleados y que se vayan, está la tragedia de no formarlos y que se queden")". El principal activo de las firmas es su capital humano y éste debe potenciarse para conseguir la mejor versión de sí mismo y contribuir a la fortaleza del despacho.

"Y, por suerte, -concluye- cada vez más los profesionales y las firmas se están concienciando de la necesidad de gestionar la marca personal, con resultados altamente gratificantes para todas las partes implicadas en el proceso: satisfacción personal y desarrollo de talento y de negocio". Creemos en la necesidad de que los profesionales dejen de ser commodities o marcas blancas para ser su propia marca o "microempresa". "Y el resultado final es una mejora del desempeño de sus funciones, mayor satisfacción personal que conlleva mayor productividad y redunda también en beneficio de la propia firma. En efecto, no se trata de un concepto anticorporativo, todo lo contrario: Es la transformación del abogado "empleado", sin iniciativa, por el "profesional", lleno de proyectos y responsabilidades".



¿Podemos hablar de innovación en la abogacía de los negocios? III

(Entrada originalmente publicada en www.editorialrasche.es) Un ejemplo más de modelo de …

Leer post anterior
image

El apoyo de la tecnología para el emprendedor jurídico

Entrada originalmente publicada en Lawyerpress. He leído recientemente algunos artículos s…

Leer post siguiente
image