La productividad de los despachos saludables

Paula Fernández-Ochoa 20 abril de 2017

"Entre las acciones con mayor retorno se encuentran las dirigidas a convertir las compañías en organizaciones saludables. Es de sobra conocido el efecto nocivo del estrés y la ansiedad en los empleados en forma de bajas por depresión, absentismo y merma en la productividad, pero sólo en tiempos recientes ha comenzado a medirse en términos económicos. En este contexto, las organizaciones más innovadoras ya han trasladado conceptos como well-being o healthy habits a la vida diaria de sus profesionales durante la jornada laboral, desbordando ampliamente el marco legal necesario establecido en materia de prevención de riesgos laborales. De manera incipiente, algunos despachos de abogados han comenzado a implantar algunas medidas en este ámbito, pero lo extensivo de las jornadas laborales y el estrés asociado a la profesión, exigen mayor inversión y mayor decisión al respecto”.

Con esta introducción arrancaba la jornada de “Despachos saludables y beneficios en materia de productividad (ver convocatoria). El impulso de la Alta Dirección”, celebrada en FIDE (Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa) ayer 19 de abril, en Madrid, en la que intervinimos como ponentes:

Paula Fernández-Ochoa, Socia de +MoreThanLaw
Fernando Bazán, Socio del Área Laboral, Deloitte Legal
Cristina Francisco Criado, Health & Environment Manager, Cuatrecasas.

Y como moderador Javier Mourelo, Director de Personas y Talento, Kreab

Una empresa saludable es "Aquélla que tiene entre sus objetivos ayudar a sus miembros a mantener un tono vital corporal y mental sano. Son prácticas que a medio y largo plazo aumentan la productividad de los empleados, con ejercicio físico vigorizante, nutrición sana y descanso reparador" (según Informe sobre Productividad y Empresa, IESE). Y son muchos los estudios que avalan la productividad como resultado de la implantación de programas saludables:

• Por cada dólar invertido en fomentar el deporte en los trabajadores, el ahorro es de 4 dólares en costes médicos y 3 en absentismo laboral (Fte: Estudio Universidad de Harvard)
• La inclusión del deporte en el horario laboral recorta los gastos derivados de la enfermedad de los trabajadores hasta un 39% (Fte: Estudio de la Universidad de California)
• Realizar una media de 75min/semana de ejercicio vigoroso reduce las cifras de absentismo laboral en 4,1días/año. (Fte: Estudio Escuela Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en Baltimore (EEUU).
• La productividad de una empresa con trabajadores felices puede aumentar una media del 31% y su mejora en la salud puede alcanzar hasta un 21% (Fte: Universidad de Navarra (“la felicidad productiva”)
• Las compañías que ofrecen programas de bienestar consiguen que el nivel de compromiso de los empleados sea del 88%, la lealtad a sus equipos aumente al 84%, el disfrute de sus tareas ascienda hasta el 83% y el 84% de los trabajadores recomiende su empresa como un buen lugar para trabajar (frente al 48% de los trabajadores de empresas sin estos programas). (Fte: Limeade Institute)

Muchas empresas han descubierto los aspectos positivos de tener una fuerza de trabajo perseverante, motivada y con deseos de superarse siempre. ¿Cómo se fomentan estos valores? Muchas veces gracias al deporte, pues éste tiene valores y beneficios que son extrapolables al día a día profesional (esfuerzo, capacidad de superación, trabajo en equipo, respeto a los adversarios, estrategia, gestión del tiempo y planificación). Y en este punto utilicé el símil de la preparación de un maratón para un runner: requiere estrategia, un plan de entreno físico y nutricional, mucha constancia y capacidad de sacrificio y superación, siempre visualizando un objetivo. Y pasión. Muchos runners de la sala se sintieron identificados.

Se abordó el perfil de los millenials (nacidos entre 1980 y 1995), quienes representan la nueva fuerza de trabajo global (por ejemplo, en Deloitte un 80% de sus profesionales). Su penetración en las firmas conllevaba una necesaria adaptación a sus aspiraciones y estilo de vida, no priorizando tanto el salario ni la ambición de llegar a ser socios sino destacando el well-being, esto es, el equilibrio de trabajo y vida personal/familiar, la flexibilidad laboral, el propósito del trabajo que se ejecuta o la gran importancia al deporte y al bienestar.

Por tanto, las empresas cada vez van invirtiendo más en la implantación de programas saludables focalizados en el deporte (instalaciones propias, acceso a clínicas médicas y centros de fitness, patrocinio de eventos deportivos, etc), en la nutrición (asesoramiento nutricional, vending de comida saludable, control de sobrepeso, etc), bienestar (talleres de mindfulness, gestión del estrés y de la depresión, espacios abiertos, controles médicos, etc), solidaridad (recaudación para buenas causas, participación en voluntariados, donación de sangre, etc) y formación de equipos para velar por estos objetivos (Feelgood Manager, Chief Happiness Officer, Comité de la Salud, etc). Y si bien grandes empresas como Novartis, Google, Facebook, Banco Santander, Liberty, Mahou, Zurich, CaixaBank, Telefónica, Nestlé o Desigual están muy avanzadas al respecto, el sector legal no es ajeno a esta tendencia. Tanto Cristina como Fernando explicaron las medidas concretas que estaban desarrollando en sus respectivas firmas, dando cifras de la participación de sus profesionales y recalcando la buena acogida general que estaban teniendo. Para ambos es objetivo estratégico seguir avanzando en esta línea pues, como se apuntó con la siguiente cita de Víctor Pauchet, “El trabajo más productivo es el que sale de las manos de una persona contenta”.

Deloitte se ha sumado a la tendencia del running patrocinando carreras benéficas y organizando equipos internos con el objetivo es reforzar los valores de superación, capacidad de sacrificio o compromiso y la cultura del esfuerzo. Y vimos un emotivo vídeo corporativo que transmitía la ilusión de sus integrantes y el orgullo de pertenencia (Vídeo Running Deloitte). También hay club de running en Ceca Magán, Hogan Lovells o EY Abogados. Y coincidimos en que integrar el deporte en una entidad tiene la ventaja de que la organización jerárquica desaparece. Nadie está subordinado a los mandos de nadie. Con pantalón corto todos somos iguales.

Los tres ponentes coincidimos en que estos programas no son medidas aisladas, sino que se han convertido en retos de los despachos a implementar junto a otros relativos a la conciliación, a la diversidad, flexibilidad laboral y responsabilidad social. Todos en aras a una mayor productividad, la atracción y retención del talento (profesionales embajadores de marca, fortaleciendo el orgullo de pertenencia), la reducción del absentismo, la mejora del clima laboral y reforzar valores, lo que tiene impacto positivo en el negocio y en la imagen interna y externa de marca.

Para finalizar, en el turno de debate se abordaron cuestiones como la medición del retorno de la inversión en materia de promoción de hábitos saludables entre la plantilla (tres elementos generales que forman parte de estas mediciones: satisfacción de las personas, el nivel de participación y el impacto en el negocio), la posible discriminación, la excesiva preocupación por los millenials en detrimento de otras generaciones culturalmente diferentes o incluso los efectos nocivos de un exceso o mala práctica de deportes de impacto como el running. Y si bien hubo opiniones dispares al respecto, Javier destacó la opinión general de que las personas más felices, sanas y equilibradas tienen un mayor nivel de rendimiento, productividad, compromiso y motivación.

Queda mucho recorrido por delante. Pero vamos haciendo camino.



Bienestar es Productividad

BIENESTAR ES PRODUCTIVIDAD Uno de los grandes retos de las organizaciones El próximo 19 …

Leer post anterior
image

III Seminario de metodología, técnica y táctica aplicada a la competición de esquí alpino

Del 24 al 27 de abril, la Real Federación Española Deportes de Invierno (RFEDI) organiza e…

Leer post siguiente
image