¿Cambiarán los abogados los zapatos por las zapatillas?

Paula Fernández-Ochoa 18 septiembre de 2018

¿Cambiarán los abogados los zapatos por las zapatillas?

El ejercicio de la abogacía implica un alto nivel de exigencia, dedicación y sacrificio, con largas jornadas laborales que están provocando cada vez más estrés, adicciones o ansiedad en muchos profesionales y, en consecuencia, desembocando en bajas por depresión, absentismo y merma en la productividad. Esta realidad, por tanto, ha comenzado a medirse en términos económicos y la abogacía tiene la necesidad de convertir sus organizaciones en Despachos Saludables con programas que apuesten por el ejercicio, la nutrición sana y el descanso reparador como prácticas que a medio y largo plazo aumentan la salud, satisfacción y productividad de sus profesionales.

En esta línea y conscientes de que los problemas de salud mental del sector legal son superiores a los de la media de la población y genera unos costes personales y profesionales muy elevados, se ha creado recientemente en España el Instituto de Salud Mental de la Abogacía [ISMA], de cuyo Comité de Bienestar soy miembro, cuyos principales objetivos son (i) la determinación del estado mental de este colectivo legal, (ii) la identificación de los factores de riesgo propios del ejercicio de la profesión y (iii) el fomento y la implementación de políticas de bienestar en los despachos, colegios profesionales, Administración de Justicia y facultades de Derecho

Otro de los beneficios que tiene implementar este tipo de programas es que los valores del deporte como la capacidad de superación, esfuerzo, trabajo en equipo, gestión del tiempo y planificación, respeto al contrincante, etc., se extrapolan al día a día profesional consiguiendo plantillas de profesionales más motivados y embajadores de marca, fortaleciendo así los valores corporativos.

Es importante también apostar por estos programas porque cada vez más la fuerza de trabajo está representada por millenials (nacidos entre 1980 y 1995) y las firmas deben adaptarse a sus aspiraciones y estilo de vida, priorizando el well-being (equilibrio de trabajo y vida personal/familiar, flexibilidad laboral, etc) incluso por encima del salario o de la ambición de llegar a ser socios como

Por tanto, las empresas cada vez van invirtiendo más en la implantación de programas saludables focalizados en el deporte (instalaciones propias, acceso a clínicas médicas y centros de fitness, patrocinio de eventos deportivos, etc), en la nutrición (asesoramiento nutricional, vending de comida saludable, control de sobrepeso, etc), bienestar mental (talleres de mindfulness, gestión del estrés y de la depresión, espacios abiertos, etc), solidaridad (recaudación para buenas causas, participación en voluntariados, donación de sangre, etc) y formación de equipos para velar por estos objetivos.

No son medidas aisladas, sino que se han convertido en retos de los despachos a implementar junto a otros relativos a la conciliación, a la diversidad, flexibilidad laboral y responsabilidad social. Todos en aras a una mayor productividad, la atracción y retención del talento (profesionales embajadores de marca, fortaleciendo el orgullo de pertenencia), la reducción del absentismo, la mejora del clima laboral y reforzar valores, lo que tiene impacto positivo en el negocio y en la imagen interna y externa de marca.

Algunas cifras y fuentes relevantes:
• Por cada dólar invertido en fomentar el deporte en los trabajadores, el ahorro es de 4 dólares en costes médicos y 3 en absentismo laboral (Fte: Estudio Universidad de Harvard)
• La inclusión del deporte en el horario laboral recorta los gastos derivados de la enfermedad de los trabajadores hasta un 39% (Fte: Estudio de la Universidad de California)
• Realizar una media de 75min/semana de ejercicio vigoroso reduce las cifras de absentismo laboral en 4,1días/año. (Fte: Estudio Escuela Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en Baltimore (EEUU).
• La productividad de una empresa con trabajadores felices puede aumentar una media del 31% y su mejora en la salud puede alcanzar hasta un 21% (Fte: Universidad de Navarra (“la felicidad productiva”)
• Las compañías que ofrecen programas de bienestar consiguen que el nivel de compromiso de los empleados sea del 88%, la lealtad a sus equipos aumente al 84%, el disfrute de sus tareas ascienda hasta el 83% y el 84% de los trabajadores recomiende su empresa como un buen lugar para trabajar (frente al 48% de los trabajadores de empresas sin estos programas). (Fte: Limeade Institute)
• “una de las 100 ocupaciones más estresantes es la abogacía y que los abogados sufren de depresión y condiciones relacionadas con la ansiedad.” (Fte: Estudio de la Universidad Johns Hopkins)
• “un 50% de la profesión siente estrés y que un 19% sufre de depresión clínica” (Fte.: Estudio de Law Care)
• De 12825 abogados que participaron en una Encuesta en 2016 en EEUU de la American Bar Association Commission on Lawyer Assistance Programs (CoLAP) y la Fundación HAZELDEN BETTY FORD, se extrajeron los siguientes datos: 21-36% eran bebedores problemáticos, 28% eran bebedores y sufrían depresión, 19% sufrían ansiedad, 23% sufrían estrés, 0,7% había intentado suicidarse

Os facilito el link dos recientes artículos en los que he colaborado compartiendo este criterio:

• Expansión: "Hacer deporte mejora la productividad de los bufetes", escrito por la periodista Laura Sainz, en el que recoge mi opinión y experiencia así como tres grandes ejemplos de Despachos con programas de bienestar: Garrigues, EY y Cuatrecasas. Link

• LexGoApp: "Abogado, cuídate! Y mejora personal y profesionalmente", del que soy autora. Link

¿Cambiarán los abogados los zapatos por las zapatillas?

Paula Fernández-Ochoa
Socia de +MoreThanLaw y Fundadora de VivircorRiendo



XI Edición Premios Aptíssimi

XI edición de los Premios Aptissimi. Estos premios reconocen la excelencia en el derecho …

Leer post anterior
image

LIDERAZGO EN FEMENINO #TDMMadrid18

"Tiempo de Mujeres" organiza este Foro sobre diversidad, liderazgo y empresa.…

Leer post siguiente
image