Blog Feed https://morethanlaw.es/blog Kirby Mon, 05 Aug 2019 00:00:00 +0000 The latest updates from our blog DRESS CODE Y ABOGACÍA, ¿HABLAMOS DE DIVORCIO? https://morethanlaw.es/blog/dress-code-y-abogacia-hablamos-de-divorcio blog/dress-code-y-abogacia-hablamos-de-divorcio Mon, 05 Aug 2019 00:00:00 +0000 DRESS CODE Y ABOGACÍA, ¿HABLAMOS DE DIVORCIO?

“Las corbatas y los tacones desaparecen de las firmas de abogados” se anuncia con cierto estupor como sin con ello viniera un cambio de era. Excepto en Inglaterra, en donde en 2016 se abrió un profundo debate sobre los códigos de vestimenta en el ámbito jurídico ante el caso de una mujer, Nicola Thorp, que fue enviada a su casa por negarse a usar tacones en el Bufete de Abogados londinense en el que trabajaba. Puedes leer el artículo aquí: Woman sent home from work for refusing to wear high heels. Sorprende, cuando menos, porque los países sajones son los pioneros en la revolución de los códigos de vestimenta en el ámbito profesional, incluyendo el legal.

Esta semana, mi google alerts ha traído a mi escritorio un artículo titulado "Los bufetes eliminan la corbata de su dress code" publicado en cincodias.elpais.com y firmado por la periodista Irene Cortés. Como asesora de imagen, me ilusiona que los periodistas pongan estos temas sobre la mesa porque creo que los temas de actualidad son el reflejo de lo que se cuece en la sociedad, o en este caso, en la realidad de los despachos de abogados. Y que los despachos profesionales y los bufetes de abogados se planteen cómo proyectar de manera más efectiva una imagen que conecte mejor con la sociedad a la que sirven me parece muy interesante.

Y es que, desde la Antigüedad hasta la edad moderna, el hombre ha sentido la necesidad de afirmarse como individuo, por un lado, y de identificarse como parte de un grupo, por otro. Y lo ha hecho esencialmente a través de sus ropajes y accesorios. Colores, formas, tejidos, ornamentos y joyas sirven para denotar quién es cada persona, su linaje, su estirpe, su estatus, su posición jerárquica y social. No es, pues, un tema baladí sino más bien de capital importancia. La imagen personal provee de mucha y fundamental información relativa a una persona, una época y una sociedad. Y del “qué me pongo” para lanzar al mundo todos estos mensajes, se encargan los códigos de vestimenta. Por lo tanto, me atrevo a decir que éstos no desaparecerán nunca. Evolucionarán, porque así lo han hecho a lo largo de la historia con los cambios sociales. Pero, precisamente porque existen por y para la sociedad, no desaparecerán nunca. La vestimenta es, o debería ser, el reflejo de la persona que la porta.

Este interesante artículo, se centra en la inquietud de los despachos de abogados por actualizar su imagen, y la de sus profesionales, para adecuarla a las nuevas tendencias de la sociedad, más relajada y casual y menos presta a las estructuras rígidas.

Personalmente, aplaudo esta iniciativa. En primer lugar, porque la sociedad a la que están llamada a servir está cambiando y evolucionando en todos los ámbitos. En segundo lugar, porque los nuevos talentos que salen de las universidades son fruto de esta sociedad cambiante. Pero mi recomendación, más que cambiar los dress code para darle al despacho una “capa de chapa y pintura”, sería hacer un trabajo desde dentro. El dress code de los abogados no debe ser más que el reflejo de la cultura del despacho o de la firma. Y no basta con permitir, o incluso aconsejar, usar chinos y camisetas si los sénior de la firma no van a hacer uso de este código de vestimenta o si se desaconseja su uso en determinadas circunstancias, como la reunión con clientes o la comparecencia ante los Tribunales, con el fin de ofrecer una imagen profesional y seria. De hacerlo así, el mensaje que están lanzando es “puedes vestir de NO ABOGADO DE LA FIRMA mientras estás haciendo trabajo de escritorio, pero no cuando salgas por la puerta del despacho”. Establecer unos códigos de vestimenta y, a su vez, excepciones a su uso en ocasiones en las que el abogado se encuentra regularmente, desvirtúa el espíritu de la medida. ¿Significa eso que el abogado “debe” parecer parte del despacho sólo en algunas ocasiones, sólo a tiempo parcial?

De ser así, en primer lugar, será difícil conseguir que los abogados que integran el bufete sientan el proyecto como propio. Y, sin embargo, ese es requisito fundamental para que el empleado sea el mejor embajador de marca para obtener el compromiso con el despacho. En segundo lugar, la productividad se verá seriamente afectada porque los días en que el abogado haya escogido un dress code casual evitará, por todos los medios, reunirse con un cliente o con un prospecto, por lo que, o bien el cliente se quedará sin atender o bien el proyecto quedará sin cerrar por no haber querido el abogado reunirse con ese potencial cliente simplemente porque ese día no vestía el dress code requerido por el despacho.

En mi opinión, más que “informalizar” el código de vestimenta para adecuarse a las tendencias de la sociedad, las firmas de abogados deberían trabajar primero en su propia imagen corporativa. Hacer un análisis de la “personalidad” del despacho. Personificar, visualizar al bufete como si se tratara de una persona: cómo se viste, cómo habla, como anda, cómo se comporta, con quién se relaciona, a qué se dedica, qué valores le definen, cuál es el ámbito de su negocio, quiénes son sus clientes, cómo se comunica con ellos, cómo es el edificio en el que tiene la sede, de qué color son sus paredes, cómo están dispuestos los despachos, qué tipo de mobiliario usa, qué elementos de decoración definen el despacho, qué olor se elige para la ambientación de las estancias… hay una larga lista de elementos que definen de qué tipo de “persona-bufete” se trata. Sólo a través de un análisis profundo se descubre “la personalidad” de ese despacho, y a partir de ella, se puede establecer un estilo personal que sea expresión de esa personalidad. Ese es el ejercicio para poder establecer un código de vestimenta para las personas que integran ese despacho. Porque todos los eslabones de la cadena deberían hablar del mismo mensaje y en el mismo idioma, ser armónicos para que no haya ninguna disonancia entre lo que se dice, lo que se ve, lo que se ofrece y lo que obtiene el cliente. No es tan importante que el abogado lleve o no corbata, sino que la imagen del abogado hable de calidad, de cuidado por el detalle, de control y seguridad, de dominio de la materia y la situación. Y la corbata, por ella misma, no tiene el poder de proyectar todos estos atributos.

La imagen es un cúmulo de elementos que proyectan un mensaje. Y ese mensaje está integrado por la ropa y los accesorios, pero también por el estado de conservación de esa ropa, por los colores que se usan, por el estilo y corte de las prendas de vestir, por el estilo de peinado, por la postura y el caminar, la manera de hablar y de interactuar con los demás, las distancias usadas, las palabras escogidas, el tono, la velocidad y el ritmo con que estas palabras se entregan. Cuidar la imagen personal es mucho más que definir un dress code de elementos apropiados y elementos a evitar. Definitivamente, hay algunas prendas que deberían ser evitadas siempre en el ámbito profesional, sea cual sea el código de vestimenta. Así, las telas demasiado brillantes (tanto en hombre como en mujer), las prendas demasiado ajustadas al cuerpo, los escotes pronunciados (en hombre y en mujer), las faldas y vestidos demasiado cortos, las camisas de manga corta debajo de la americana en los hombres, los mocasines combinados con traje y corbata, el exceso de accesorios o el uso de accesorios inapropiados (por tamaño, textura o número). Pero también es muy importante llenar de contenido el código de vestimenta escogido. No basta con una declaración de intenciones proponiendo un código de vestimenta Smart casual, dejando su definición al arbitrio del “sentido común y el buen gusto”. Recuerden, el sentido común es el menos común de los sentidos. Y no conviene dejar al arbitrio personal lo que es apropiado y lo que no lo es, lo que es formal, semiformal o casual. Sobre todo, porque lo que está en juego es la marca y la imagen del despacho, representado siempre por las personas que lo forman.

En conclusión, podríamos decir que no hay divorcio entre dress code y abogacía, simplemente porque la imagen personal siempre será expresión de la persona que hay detrás, elija ésta usar o no usar corbata.

Beth Bores
Imagen Personal & Corporativa, colaboradora de +MTLaw

]]>
Burnout https://morethanlaw.es/blog/burnout blog/burnout Tue, 02 Jul 2019 00:00:00 +0000 Abogad@: si juegas con fuego puedes acabar quemando tu salud

La abogacía es una profesión que impone un ritmo frenético, bajo fuertes presiones: grandes volúmenes de trabajo, jornadas maratonianas, los plazos perentorios, la dura competencia, el contacto con el conflicto humano, el peligro de cometer errores, el trabajo en modo multitarea, la necesidad de actualizarse permanentemente y la compleja conciliación laboral y familiar son algunos de los estresores que afectan a los profesionales de la abogacía.

La preocupación por el bienestar y las condiciones de trabajo de los profesionales del Derecho y una mayor conciencia para tomar cartas en el asunto es una realidad palpable. Un buen ejemplo de ello ha sido la presentación del “I Estudio sobre la salud y el bienestar de la abogacía española” que tuvo lugar el pasado mes de mayo en el XII Congreso Nacional de la Abogacía celebrado en Valladolid, iniciativa pionera en España fruto de la colaboración de Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía, en la que fueron encuestados 672 profesionales y cuyos resultados invitan a una profunda reflexión:

● el 82% de las personas encuestadas estarían dispuestas, de algún modo u otro, a renunciar a parte de su sueldo para poder conciliar su vida personal y familiar con la laboral;
● el 73,4% de las personas encuestadas tienen jornadas laborales semanales de duración superior a las 40 horas, acumulándose la mayoría de ellas en el marco de entre las 40 y las 60 horas (60,6%), y un 12,8% con jornadas superiores a las 60 horas semanales;
● el 81% de las personas encuestadas duermen 7 o menos horas y el 98,2% consideran que la calidad del sueño se ve afectada, de algún modo, por el trabajo;
● el 98’8% de las personas encuestadas consideran que el estrés es un riesgo elevado (15,3%) o muy elevado (83,5%);
● el 29,8% de las personas encuestadas descartan categóricamente la posibilidad de volver a ejercer la abogacía, si tuviesen la oportunidad de hacerlo.

Resulta evidente, pues, que el ecosistema que habitan los profesionales de la abogacía es de gran hostilidad en términos de bienestar y de salud mental. En otras palabras, ejercer la abogacía implica convivir con numerosos estresores que pueden conducir al “burnout” o “síndrome del quemado”, un tipo de estrés grave y crónico que el pasado 25 de mayo fue incluído por la asamblea de la Organización Mundial de la Salud en la guía de enfermedades del ámbito laboral.

¿Cómo se caracteriza el burnout?

El denominado burnout es un síndrome que aparece cuando el estrés en el lugar de trabajo se cronifica y no puede manejarse adecuadamente, es decir, cuando exigimos tanto a nuestro cuerpo y a nuestra mente que se sobresaturan y enferman. Este síndrome se distingue por tres rasgos característicos:

1) El agotamiento físico y emocional suele aparecer desde un primer momento y se refleja en una progresiva pérdida de energía y entusiasmo, acompañado de la sensación de que no se dispone de recursos para desarrollar el cometido con una mínima eficacia. Por tales motivos aparecen con frecuencia sentimientos de frustración, impotencia o tensión. Esto se puede detectar en personas permanentemente insatisfechas, quejosas e irritables para los cuales su trabajo se va convirtiendo lentamente en una carga con connotaciones negativas. Estos cambios emocionales también se pueden extender del ámbito laboral al personal.

2) La despersonalización o deshumanización se manifiesta en el trato de los compañeros y clientes como objetos debido al aumento de la distancia mental del trabajo. Aparece una insensibilidad emocional y un negativismo generalizado, con una actitud de cinismo y una crítica exacerbada de todo su ambiente y de todos los demás, como un mecanismo de respuesta a los sentimientos de impotencia, indefensión y desesperanza personal.

3) La disminución de la realización personal en el trabajo que se ejemplifica con la devaluación de uno mismo, una sensación de infelicidad, de profunda insatisfacción con el desarrollo profesional, declinando el sentimiento de competencia y de éxito en su trabajo. Asimismo, se produce un abandono de las actividades ajenas al trabajo y un aislamiento personal, perdiendo gradualmente el contacto con familiares y amigos.

¿Cuáles son los síntomas del burnout?

A nivel físico, los dolores de cabeza se presentan de forma recurrente, se enferma más a menudo a causa de la bajada de defensas, agotamiento, alteraciones gastrointestinales, taquicardias, dolor en el pecho o problemas de sueño.

En el plano psicológico, aparece una creciente sensación de rabia, frustración e irritabilidad, sentimientos de desesperanza, pesimismo y una pérdida de interés por actividades de las que antes se disfrutaba.

En cuanto al comportamiento, la productividad desciende claramente, hay absentismo laboral, una actitud de aislamiento, sumado al consumo de alcohol y/o drogas.

¿Qué factores pueden causar el burnout?

El burnout se produce por la combinación de diversos factores relacionados con aspectos organizativos de la empresa así como con otros ligados al grado de tolerancia al estrés y a la frustración de cada persona.

Entre los factores organizacionales, destaca la carga excesiva de trabajo, la falta de autonomía y la burocratización sin apoyo específico, que resta tiempo de dedicación a las tareas profesionales. Por otro lado, la falta de tiempo para preparar el trabajo hace que, a menudo, los empleados no salgan a su hora y tengan que llevarse trabajo a casa. Asimismo, la falta de sustituciones en caso de bajas genera un aumento de los niveles de estrés que puede conducir al burnout.

Existen otros factores de tipo interpersonal, directamente relacionados con las expectativas de logro o de prestigio social para ser reconocido como un profesional competente, que muchas veces no se ajustan a la realidad, lo que puede motivar un desajuste y la necesidad de adaptarse a ello. Cuantas más expectativas se hayan creado y más altas sean, más riesgo habrá de sufrir burnout.

Asimismo, se pueden apreciar factores de tipo individual, como los rasgos de conformismo, inseguridad o dependencia que presentan las personas más proclives a sufrir depresión, ansiedad y burnout.

¿En qué se diferencia el burnout del estrés?

Una exposición prolongada en el tiempo a altos niveles de estrés puede derivar en un estrés crónico y acabar provocando burnout, de lo que se deduce que existe un claro nexo de unión entre ambos tipos de malestar. De todos modos, conviene distinguir sus rasgos más característicos para saber reconocerlos.

De entrada, el estrés surge tanto por cuestiones relacionadas con la vida cotidiana como por el trabajo mientras que el burnout es una forma de estrés crónico ceñida exclusivamente al ámbito laboral.

Por otro lado, el estrés vivido en exposiciones moderadas puede llegar a ser un estímulo que active el organismo ante una tarea o un reto - lo que se conoce como estrés positivo o eustrés- mientras que el burnout siempre tiene efectos nocivos.

A su vez, el agotamiento provocado por el estrés se puede reponer con descanso. En cambio, en el caso del burnout ni siquiera unas vacaciones permiten restablecer el equilibrio físico y emocional.

Además, el estrés conlleva una sobreimplicación en los problemas y una hiperactividad emocional que le conduce al agotamiento o falta de energía física (daño fisiológico) mientras que el afectado por el burnout presenta una falta de implicación en el trabajo, una especie de embotamiento emocional y su agotamiento se presenta a nivel de motivación y energía psíquica (daño emocional).

Finalmente, a diferencia del estrés, para que se dé el burnout es preciso que el trabajador haya tenido una motivación previa, haber tenido ciertas expectativas que luego se hayan derrumbado.

¿Cómo se puede afrontar el burnout?

Algunas de las estrategias que pueden ayudar a afrontar de forma adaptativa el burnout son:
● Reconocer que existe un problema y acudir a un especialista de la salud para evaluar la situación.
● Listar y describir las tareas laborales facilita la asignación de un tiempo realista a cada una de ellas.
● Fijarse más en el proceso del trabajo que en los resultados puesto que éstos no van a ser siempre exitosos.
● Fragmentar los grandes proyectos en objetivos más asequibles y premiarse por los logros intermedios.
● Aprender a decir que “no” y a delegar de forma asertiva.
● Comentar con el superior las preocupaciones específicas a fin de considerar las expectativas y alcanzar compromisos o soluciones.
● Tomarse un tiempo para descansar y reponer fuerzas al finalizar una actividad o proyecto que ha exigido un gran gasto de energía.
● Realizar breves pausas durante la jornada de trabajo, para regular la sobrecarga de tensión física y mental.
● Establecer fronteras definidas entre el horario de trabajo y el de la vida personal para mantener una conciliación laboral equilibrada y no llevarse el trabajo a casa.
● Realizar alguna actividad física de forma regular, adaptada a la condición de cada uno.
● Practicar mindfulness o yoga para disminuir la reactividad del sistema nervioso y la rumiación mental propia de los estados depresivos.
● Compartir las preocupaciones con la familia y los amigos. El solo hecho de comunicarlo ayuda a aliviar el sufrimiento y permite disponer de otra perspectiva.
● Considerar cambiar de empleo a veces resulta muy difícil de plantear, pero no debe quedar excluido.

Fernando García de Palau
Responsable área mindfulness +MoreThanLaw
Socio de Psicotools

]]>
Más allá de la competición https://morethanlaw.es/blog/mas-alla-de-la-competicion blog/mas-alla-de-la-competicion Tue, 02 Jul 2019 00:00:00 +0000 Artículo mensual de opinión que escribe nuestra socia Paula Fernández-Ochoa publicado en El Mundo sobre el deporte y la carrera profesional tras la retirada deportiva.

Link:
https://www.elmundo.es/cataluna/2019/06/26/5d126c58fc6c8379198b4713.html

]]>
En el mismo equipo https://morethanlaw.es/blog/en-el-mismo-equipo blog/en-el-mismo-equipo Tue, 30 Apr 2019 00:00:00 +0000 Artículo mensual de opinión que escribe nuestra socia Paula Fernández-Ochoa publicado en El Mundo sobre el deporte como escuela de inclusión, inspiración y compromiso que salva diferencias y une a la sociedad.

Link:
https://www.elmundo.es/cataluna/2019/04/30/5cc744f8fdddff645a8b4658.html

]]>
"Yo me pido Vida". TEDx Eixample https://morethanlaw.es/blog/yo-me-pido-vida-tedx-eixample-2019 blog/yo-me-pido-vida-tedx-eixample-2019 Sat, 30 Mar 2019 00:00:00 +0000 "Yo me pido vida". TEDx Eixample 2019

El pasado 22 de marzo se celebró la primera edición del TEDx Eixample, en la que tuve el honor de participar apostando por el deporte como estilo de vida, demostrando que no es cuestión de tiempo, sino de ganas.

Fue una experiencia única que tengo que agradecer en primer lugar a Guillem Recolons, socio y amigo que propuso mi participación. Gracias por tu confianza, Guillem. Y, por supuesto, a Pau Samo y resto del equipo que lo aprobasteis y apostasteis por mí.

Arranqué compartiendo con todos la vorágine del día a día en el que la mayoría estamos inmersos. En cómo "vivimos corriendo", con larguísimas jornadas laborales, responsabilidades y una lista interminable de cosas que hacer, cuando lo que deberíamos hacer es darle la vuelta en positivo y "vivir (cor) riendo", que gracias al deporte -ya sea "corriendo", andando o gateando!- disfrutemos del ejercicio y de la calidad de vida que nos aporta.

Empecé con ciertos movimientos de articulaciones y estiramientos musculares que podemos hacer cada día en nuestro trabajo:

Continué haciendo ejercicios algo más explosivos que podemos practicar en 10 minutos al llegar a casa:

Y terminé feliz. Pedí al público que se pusiera en pie con los brazos estirados haciendo una V bien grande de "vida" y gritasen conmigo al unísono "Yo me pido vida". Así hicieron, y a mí esto me dio vida.
«Vivir(cor)Riendo» es «Vivir Riendo».

De corazón. Gracias a todos: organizadores, ponentes y público. ¡Siempre os llevaré conmigo!

En esta foto: Toni Segarra, Víctor Amela, Jordi Hereu, Sergio Ayala, Guillem Roma, Mar Santamaría, Daria Shornikova, Anna Gener, Víctor Parrado Guillem Recolons, Pau Samo, Robert Ferrer.

Algunos impactos sobre el evento:

To be continued...
A la espera de tener todos los vídeos!

Paula Fernández-Ochoa
Tw: @paulafdezochoa
IG: @VivircorRiendo @paulafdezochoa

]]>
Cómo ser el cambio que quieres ver en tu empresa o proyecto. ¡Creando valor! https://morethanlaw.es/blog/como-ser-el-cambio-que-quieres-ver-en-tu-empresa-o-proyecto-creando-valor blog/como-ser-el-cambio-que-quieres-ver-en-tu-empresa-o-proyecto-creando-valor Fri, 08 Mar 2019 00:00:00 +0000 Cuando hablamos de crear valor, tanto para nosotros como para los demás, hablamos de lograr llegar a donde queremos: un proyecto, montar una empresa, lograr un cambio de departamento, un aumento de sueldo, cambiar de sector, reciclarte para ejercer una actividad secundaria... Lo que pasa es que lo hablamos con dudas y miedos porque, al no sentirnos seguros de que se pueda cumplir o de que sea realmente lo que queremos, o culpamos al sistema por no lograrlo o nos culpamos a nosotros mismos por no poder hacerlo, en vez de reconocer que no sabemos el cómo, o no tenemos nada claro el qué. Nos repetimos como loros, día sí, día también que “ahí no llegaremos” cuando en el fondo nos lo han hecho creer así mucho antes de ponernos manos a la obra. ¿Has intentado eso que anhelas? ¿Cuántas veces?

Sea quien fuere el que construyera esos límites internos, tenemos que saber que esa sensación es como humo. Es un humo denso que nos ahoga, que nos impide levantarnos, salir a pedir ayuda, hacer networking, levantar la mano para preguntar, creer en las habilidades que tenemos o desarrollar las que son potenciales para ello. Es un humo que sube hacia el techo y nos obliga a que nos agachemos. ¡Ese humo nos impide confiar en que podemos!

¿Cómo romper esa barrera de humo denso que no nos deja ascender, crecer, avanzar?

  • Sopla fuerte para eliminar ese aire interior que te impide sentirte “liberado”.
  • Sé tú y sé protagonista de tu labor. Es el único modo de salir de la oscuridad, que te escuchen y que vean que eres tú el que hace o dice.
  • Conecta. No dejes de conectar con otras personas, hacer netwoking y trabajar esa parte que te exponga a que los demás para que dejen de verte como alguien “invisible”.
  • Muévete. Lidera proyectos y desarrolla habilidades que te hagan moverte, decidir, gestionar y tomar decisiones.
  • Base de datos. Haz lo posible por trabajar tu base de datos, ampliar clientes para que, cuando te llamen, directamente pregunten por ti.
  • Emprende dentro de la empresa. Trabaja habilidades de emprendimiento como puede ser, tu marca personal, tu discurso profesional, tu capacidad de moverte, de decidir, de solucionar problemas como si fueras tu propio jefe.
  • Crea valor. Tomar la iniciativa para crear valor y posicionarte dentro de tu departamento o puesto sin temor al qué dirán.
  • Delega sin miedo, tanto en la familia como en el trabajo, porque no se puede estar a todo, ni se debe y el miedo es un bloqueante muy poderoso.
  • Organízate para ganar claridad mental y saber bien qué es lo que quieres antes de ir a por ello, analizando los pros y los contras para luego no sentirte mal por tu lucha o logro.
    Para crecer necesitamos trabajar la voluntad y dejar de lado los prejuicios. Tienes que ser consciente que, si quieres, puedes, pero debes ponerte a ello, trazar un plan, saber de dónde vienes, qué tienes ahora, qué necesitas y qué pasos dar para comprobar que lo puedes alcanzar.
    ¿Cómo sentirte seguro, sereno, libre para intentar cosas nuevas?
  • No temas hacer públicos tus logros. La falsa modestia pasa factura y nos coloca en lugares en los que no nos ve nadie.
  • Relaciónate con personas que te inspiren, que sean una buena influencia, que te ayuden a confiar en ti y que te animen a “sacrificar” algunas cosas para conseguir eso que tanto anhelas.
  • No desprestigies a nadie. Tú tienes claro qué quieres y cómo estás moviéndote para conseguirlo así que, te digan lo que te digan, ni critiques ni entres en ese juego de descalificaciones que, lo único que hace, es agotarte y mermar la seguridad en ti.

La clave principal está en lograr un equilibro entre la claridad mental para con nuestros talentos, la marca personal para con nuestro discurso y la estrategia que nos permita ejecutar pasos seguros, sin remordimientos y viendo resultados que nos animen a seguir dado pasos… ¡hacia adelante!

]]>
Mindfulness, un antídoto en la era del estrés https://morethanlaw.es/blog/mindfulness-un-antidoto-en-la-era-del-estres blog/mindfulness-un-antidoto-en-la-era-del-estres Mon, 21 Jan 2019 00:00:00 +0000 Mindfulness, un antídoto en la era del estrés

Empresas punteras como Google, Coca Cola, Nike, Apple, Procter & Gamble, Deustche Bank, Starbucks, Virgin, Heineken o Johnson&Johnson, Mahou San Miguel, L’Oréal, Repsol o 3M tienen implantados programas basados en mindfulness para mejorar su bienestar y productividad con resultados exitosos.

Las mejores universidades del mundo como Harvard, Yale, Stanford, Oxford o Cambridge ofrecen una programación de mindfulness para mejorar el bienestar y el rendimiento de los estudiantes y dotarlos de recursos para su incorporación al mundo laboral.

¿A qué se debe este auge del mindfulness en las empresas?

Entorno VUCA y modo multitarea

En los últimos años las empresas se mueven en un entorno caracterizado por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, viéndose obligadas a adaptarse a los contínuos cambios que afectan a su planificación estratégica, a sus procesos productivos, a sus líderes y empleados.

Por otro lado, vivimos en la época de la multitarea: contestar emails y hablar por teléfono al mismo tiempo que atendemos la propuesta de nuestro jefe o una indicación de un compañero. El trabajo se acumula encima de la mesa y crece la ansiedad por intentar solucionarlo todo a la vez; una estrategia que generalmente conduce a no finalizar las tareas o a ejecutarlas rápido y mal.

En este contexto, numerosos estudios científicos y encuestas han avalado la implantación de programas de mindfulness en las organizaciones para llevar mejor la presión, gestionar los cambios de un modo más eficaz y efectivo, desarrollar la creatividad y potenciar la inteligencia emocional, generar mayor cohesión entre los equipos de trabajo y consolidar líderes conscientes, capaces de poner el foco en lo verdaderamente importante, con claridad mental, visión global y más serenidad en los momentos difíciles.

Gimnasia mental

Mindfulness, traducido del inglés como atención o conciencia plena, es la cualidad que todos poseemos de estar presentes, conectando con la experiencia en todas sus dimensiones (pensamientos, emociones, sentimientos y sensaciones físicas), momento a momento, sin juzgar, relacionándonos con la realidad desde una posición de observadores, con apertura y objetividad, ya sea la situación agradable o desagradable, sin reaccionar de forma automática.

El mindfulness puede potenciarse mediante programas de entrenamiento y convertirse en una poderosa herramienta de desarrollo personal para afrontar los retos de la vida y de las empresas, atenuando el estrés de sus empleados a la vez que aumentando la productividad.
La práctica de mindfulness reduce los procesos  mentales automáticos basados en experiencias pasadas y en patrones cognitivos que entorpecen la innovación y la creatividad para la resolución de problemas o retos actuales, y aumenta la conciencia y la regulación de los sistemas fisiológicos de respuesta al estrés.

La implantación de programas de mindfulness en las empresas favorece el rendimiento y el bienestar de los empleados y directivos, dentro y fuera de la organización, generando un mejor clima laboral y promoviendo un liderazgo consciente.

El mindfulness se ha convertido en una de las actividades más utilizadas en Occidente y con resultados más eficaces a nivel personal y profesional. En España, la práctica de mindfulness o atención plena es aún minoritaria y sólo se ha puesto en marcha en empresas muy preocupadas por la salud de los trabajadores o en aquellas que son innovadoras en la búsqueda de técnicas que faciliten su bienestar.

Mejora la eficacia personal y aumenta la productividad

Según una encuesta presentada en 2016 por Adecco Training, sólo un 5% de los trabajadores españoles practica mindfulness, a pesar de sus múltiples beneficios. Entre los más destacados, está el incremento de la productividad, que se sitúa en torno al 20%. Se calcula que cada trabajador pierde, de media, alrededor de una hora y media al día en distracciones, lo que supone unas ocho horas a la semana, o lo que es lo mismo, cada trabajador, de media, desaprovecha el 20% de su jornada laboral.

De esta forma, quien practica mindfulness puede llegar a recuperar el 100% del tiempo que antes perdía a causa del déficit de atención y podría recuperar ese 20% de la jornada laboral que antes no aprovechaba. Aunque se trata de una práctica minoritaria, 8 de cada 10 empresas que conocen el concepto de mindfulness reconocen que tienen necesidades formativas en este sentido.

En la misma proporción, el 80% de las organizaciones consultadas se planteará formar a sus trabajadores en mindfulness en los próximos años. Además de repercutir en la productividad, el mindfulness también sirve para reducir la sensación de estrés en el trabajo, pues el 65% de los trabajadores afirma tener mayor sensación de calma y relax en el trabajo.

La efectividad de esta técnica a la hora de reducir los niveles de estrés es tal, que se ha detectado una reducción del 78% en los días de baja por ansiedad, estrés o depresión en las empresas que llevan a cabo esta práctica.

De otra parte, conviene resaltar que en los últimos años se ha detectado un elevado índice de desafección de los empleados junto con un déficit creciente de liderazgo en las organizaciones. Un informe de la consultora Accenture pone de manifiesto que el índice de satisfacción en el trabajo en España ha caído del 52% en 2013 al 44% en 2014; es decir, que, entre los empleados, la insatisfacción es ya mayoritaria. Las nuevas generaciones que ingresan en el mercado laboral, la evolución de los valores o el uso de las tecnologías de la información supone un gran desafío para los equipos directivos, que tienen que adaptar sus organizaciones a un nuevo paradigma empresarial emergente.

Abordar los problemas y las dificultades de la vida moderna es una causa directa de estrés a nivel personal, y ello se refleja en un crecimiento sostenido de las patologías mentales en el trabajo y de la cantidad de días que se pierden por enfermedades relacionadas con la ansiedad o la depresión. Otra constante en las compañías es el aumento del absentismo o del “presentismo”, donde las personas están allí, pero no crean valor, a causa de la desmotivación, el estrés o la depresión.

Es un hecho científicamente probado que las personas sometidas a estrés constantemente no pueden ser creativas, eficaces ni colaborativas puesto que, en tales circunstancias, el cerebro está saturado de cortisol (la hormona del estrés) y, en su lugar, necesitaría oxitocina, la hormona de la confianza y el vínculo.

Invertir en salud reduce el coste económico del estrés

Invertir en la salud y el bienestar en el lugar de trabajo es un objetivo de las empresas que aspiran a ser más competitivas y sostenibles en el siglo XXI. Los estudios realizados en diversos países de Europa, Estados Unidos, Australia y Canadá, demuestran que los programas de promoción de salud en el trabajo reducen los costes directos asociados a la asistencia sanitaria, pero también al absentismo por enfermedad, a la siniestralidad laboral y a la rotación de personal.

El informe de 2016 de la Agencia Europa para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) estimó en 136.000 millones de euros al año el coste económico del estrés de los trabajadores, en su mayoría debido a las bajas laborales. Eso supone entre el 2,6 y el 3,8% del PIB comunitario y convierte a las enfermedades psicológicas en el segundo problema de salud laboral más frecuente en Europa.

Todos los datos invitan a las empresas a tomarse muy en serio la promoción de las políticas de bienestar y la incorporación del mindfulness como uno de los recursos más efectivos para mejorar la salud integral de sus empleados.

Ferrán García de Palau
Colaborador del Área de Mindfulness y Crecimiento personal de +MoreThanLaw

@ferrangdp

]]>
Hace Falta Valor https://morethanlaw.es/blog/hace-falta-valor blog/hace-falta-valor Sun, 30 Dec 2018 00:00:00 +0000 #HaceFaltaValor, el ebook de @soymimarca cosecha 2018

"Hace falta valor se refiere al coraje. #HaceFaltaVALOR se refiere a dejar una marca positiva. En un momento de cierta madurez de la marca personal, va bien recordar la esencia del concepto, el VALOR como destino final de cualquier proceso de personal branding." Seguir leyendo: link

Entre los coautores se encuentran nuestra socia Paula Fernández-Ochoa, nuestro colaborador Guillem Recolons y otros grandes expertos en Personal Branding como Eva Collado Durán, Laura Ferrera, Fran Segarra, Raquel Gómez, David Barreda, Almudena Lobato, Josep Capell, Yin Min Shum y Vladimir Estrada.

Puedes descargar el ebook aquí: link

Paula Fernández-Ochoa
@paulafdezochoa

]]>
Profesional de Alto Rendimiento https://morethanlaw.es/blog/profesional-de-alto-rendimiento blog/profesional-de-alto-rendimiento Thu, 20 Dec 2018 00:00:00 +0000 Profesional de Alto Rendimiento

Artículo publicado en el blog de @SoyMiMarca en el que relaciono el Alto Rendimiento con
-Bienestar
-Marca Personal
-Productividad

Seguir leyendo:
Link

Paula Fernández-Ochoa
@paulafdezochoa

]]>
Workshop Marca Personal en el Deporte https://morethanlaw.es/blog/workshop-marca-personal-en-el-deporte blog/workshop-marca-personal-en-el-deporte Mon, 17 Dec 2018 00:00:00 +0000 REAL FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ATLETISMO

El deporte se está profesionalizando cada vez más y la Marca Personal es una cuestión de gran interés para los atletas y las federaciones.

En este contexto y con motivo de los Campeonatos Nacionales de Atletismo que se celebrarán en La Nucía a finales del mes de agosto de 2019, el Comité Técnico y Ejecutivo de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), del 14-16 dic, se desplazaron a La Nucía para empezar a prepararlos y organizar unos talleres para sus atletas, en los que intervinimos la campeona olímpica Ruth Beitia, que nos habló de Estrategias ante la Alta Competición, y una servidora, abordando el tema de la Marca Personal en el Deporte.

Ver noticia: link

Quienes me conocéis sabéis que llevo en las venas la pasión por el deporte y la Alta Competición (con todo lo que significa de representación y compromiso) y que desde hace años el running se ha convertido en un gran protagonista en mi vida. Por lo que unir profesión y pasión viviendo experiencias como ésta con la RFEA ha multiplicado exponencialmente y me han hecho creer aún más en los VALORES del deporte, reforzando mi #PasionPorElAtletismo.

Gracias a todos por tanto 🙏🏻!l.
Y ojalá os haya podido dejar, cuanto menos, una pequeña huella.
Un fuerte abrazo!l Me tenéis ganada.

Paula Fernández-Ochoa
@paulafdezochoa @VivircorRiendo

]]>